Las plantas carnívoras son un tipo de plantas exóticas que suelen llamar la atención por su peculiar manera de alimentarse además de por sus vistosas formas y colores.

Podrás verlas tanto en zonas interiores e invernaderos como en jardines al aire libre, siempre y cuando las condiciones ambientales sean adecuadas para el tipo de planta carnívora que se esté cultivando.

dionaea_muscipula-venta-barcelona

Para cuidar plantas carnivoras, debemos entender que se trata de una planta como cualquier otra y no pensar en ella como una especie de híbrido entre planta y animal. Son plantas que necesitan hacer la fotosíntesis, recogen los nutrientes del suelo a través de sus raíces y comparten la mayoría de características de las plantas corrientes.

Como añadido, son capaces de capturar y digerir animales e insectos para completar una serie de procesos necesarios para el completo desarrollo de la planta carnivora. Al cuidar plantas carnivoras debes verlas como plantas ligeramente exótica pero normales.

Las plantas carnívoras provienen de una amplia variedad de climas, incluyendo Asia tropical, Australia, Europa y áreas tan diversas como México y Alaska. Las necesidades para cada tipo de planta carnivora son muy variables.

Las plantas carnívoras atrapan y digieren otros organismos vivos para complementar la falta de nutrientes en sus hábitats. Sus mecanismos de caza incluyen trampas, jarras, almohadillas adhesivas o técnicas de aspiración.

.

Tipos de plantas carnívoras

Podemos dividir las plantas carnívoras en dos tipos:

  • Plantas carnívoras tropicales
  • Plantas carnívoras no tropicales

Las plantas carnívoras tropicales necesitan de unas condiciones de altas temperaturas, gran cantidad de humedad ambiental y una tierra muy rica en nutrientes. Estas condiciones son difíciles de conseguir y las personas que se dedican a la cría de estas plantas las suelen tener alojadas en terrarios especialmente diseñados para poder dar los exigentes cuidados necesarios para la cría de estas plantas.

Las plantas carnívoras no tropicales, sin embargo, son más sencillas de cuidar y necesitan unas condiciones menos exigentes. Necesitan de temperaturas cálidas durante la mayor parte del año, una tierra que retenga la húmeda y sustratos con baja cantidad de nutrientes.

.

Ubicación y temperatura ideal

Las temperaturas que necesitan para vivir las plantas carnívoras no tropicales son temperaturas cálidas como las que se pueden dar en el interior de casa durante la mayor parte del año, sin embargo, en los meses invernales estas plantas pasan a un estado de inactividad.

En el periodo de inactividad de las plantas carnívoras, que puede estar entre 3 y 5 meses dependiendo de la especie, necesitarán de temperaturas frías inferiores a los 5ºC y que no superen los -5ºC de pico.

nephentes-venta-barcelona

Esto quiere decir que, podremos tener nuestra planta en el interior la mayor parte del año y, en invierno, podremos sacarla al exterior si la temperatura es suficientemente fría o, incluso, guardarla en el frigorífico para que puedea invernar convenientemente.

Cuando tengas tu planta carnívora en el interior de casa, debes colocarla en un lugar donde recíba bastante luz solar, sin que le llegen los rayos directos, ya que el sol directo la secaría rápidamente.

.

Elegir el sustrato adecuado

Es importante seleccionar un sustrato con una composición correcta para el cuidado de nuestras plantas carnívoras. La mayoría de plantas carnivoras necesitarán de un sustrato que retenga gran cantidad de agua para simular condiciones pantanosas, pero existen algunos tipos concretos que necesitarán de un sustrato con un buen drenaje para evitar que las raíces se encharquen y pudran.

En general, las plantas carnivoras necesitan de un sustrato basado en turba para el correcto crecimiento, en concreto, necesitan esfagno o turba de Sphagnum.

El esfagno es un sustrato hecho a base de musgo capaz de retener gran cantidad de agua en su interior. La turba de Sphagnum se caracteriza por tener un pH ácido, no contiene demasiados nutrientes y es capaz de retener grandes cantidades de humedad.

Aunque suene raro, las plantas carnivoras necesitan unas condiciones de tierra en las que no contenga demasiados nutrientes ya que, en su hábitat natural se encuentran con esta situación. Es precisamente ese el motivo por el que han tenido que desarrollar un sistema alternativo para obtener el alimento que necesitan, es decir, la absorción de nutrientes provinientes de otros organismos vivos.

Si no encuentras esfagno o turba de Sphagnum, puedes optar por un sustrato basado en perlita, vermiculita o arena mezclada con cualquiera de los dos tipos anteriores..

El riego

El agua de lluvia es la más adecuada para las plantas carnívoras, sin embargo no siempre podemos tener un cubo lleno de agua de llúvia listo para regar nuestras plantas, pero no te preocupes porque te vamos a mostrar alternativas al agua de llúvia para cuidar tus plantas carnívoras.

Debes evitar usar agua del grifo, ya que contiene cloruros y fluoruros además de altos niveles de calcio en aguas duras. Las aguas duras tienen el efecto de rebajar el pH de la tierra y recordemos que nuestra planta carnívora necesita de un sustrato con pH ácido para su correcto crecimiento. Las aguas duras compensan esa acidez bajando el pH de la tierra a niveles poco saludables para estas plantas.

Como alternativa, mucha gente utiliza el agua destilada o agua del grifo hervida y posteriormente dejada enfriar. Al hervir el agua, favorecemos el calcio y magnesio que contiene se diposite en el fondo del recipiente rebajando la dureza. En el caso de utilizar agua hervida, deberás sustituir el sustrato cada seis meses para volver a recuperar el pH necesario.

venta-plantas-carnivoras-barcelona

La frecuencia de riego debe ser bastante alta para conseguir que la tierra esté siempre bien húmeda. Un truco para no tener que estar cada día echando agua a nuestra planta carnívora consiste en colocar una bandeja debajo de nestra planta con aproximadamente 2,5 cm de agua, de este modo, la tierra absorverá esa humedad por capilaridad y tendrá siempre un buen grado de humedad. Debes cambiar cada pocos días el agua de la bandeja para evitar la formación de hongos y bacterias.

Durante el invierno, debes limitar el riego de la planta ya que, al estar en estado de hibernación, requiere menos cantidad de líquido. La tierra deberá seguir húmeda constantemente, pero menos que en el resto de la temporada.

En plantas carnívoras con flores en forma de jarra, evita llenar la hoja con agua ya que, ella misma regulará la cantidad de agua que necesita en su interior.

.

¿Cómo se alimenta una planta carnívora?

A estas alturas del artículo ya sabrás cómo cuidar tu planta carnívora, que tipo de sustrato necesita o cada cuánto debe regarla, sin embargo, esto es lo que aprenderías para cualquier planta común. Como ya sabes, las plantas carnívoras tienen la peculiaridad de necesitar alimentarse de otros seres vivos, pero, ¿qué cuidados debes darle para que obtenga esos seres vivos?

Las plantas carnívoras se alimentan de pequeños arácnidos e insectos como moscas, mosquítos, hormigas o mariposas entre otros. Para ello, tienen sistemas de atracción irresistibles para estos animales, por lo que no deberías tener que alimentarlas tú de manera manual. Sin embargo, es probable que en el interior de tu casa no dispongas de una cantidad suficiente de estos insectos como para asegurar que tu planta carnívora podrá cazar lo suficiente.

Antes de aventurarte a alimentar manualmente a tu planta, ten en cuenta que un insecto que cacen les dará alimento durante dos o tres semanas, así que asegurate que no está recibiendo ya ese aporte alimenticio por ella misma.

Debes investigar cual es el sistema de caza que tiene tu planta. Algunas, como la Venus atrapamoscas, tienen un mecanismo de cierre automático cuando cualquier insecto se posa en su trampa. Otras plantas, tienen flores en forma de jarra que, en el momento que cae un insecto en su interior queda fatalmente atrapado.

venta-de-drosera-rotundifolia-barcelona

Por último, un tercer grupo de plantas carnívoras disponen de zonas pegajosas de las que el animal no podrá escapar.

Una vez sabes el sistema de caza de tu planta carnívora, busca un insecto pequeño, ya que uno de mayor tamaño podría dañarla y ayúdate de unas pinzas pequeñas para dejar caer un insecto en su trampa. Haz esto una vez cada dos semanas y siempre y cuando, estés seguro de que tu planta no está cazando ya por si sola.

.

Cuidados para tipos concretos de plantas carnívoras

A continuación te explicamos algunos trucos concretos para cuidar plantas carnívoras. Existen algunos tipos de carnívoras con unos cuidados especiales y esta guía de consejos te podrá ser útil para mantener tu planta sana y vigorosa.

Drosera

La Drosera ha modificado sus hojas cubriéndolas con unos pelos de colores rojizos que segregan una sustancia pegajosa para atrapar a sus presas. Es uno de los géneros más numerosos de plantas carnívoras con aproximadamente 200 variedades, y entre ellas hay varias aptas para el cultivo exterior como la Drosera Rotundifolia y la Drosera Filiformis. Debe estar plantada en una zona con una buena cantidad de luz, pero sin luz solar directa.

Estas plantas crecen bien en sustratos de turba de Sphagnum y arena gruesa bien lavada a partes iguales y la propagación se realiza por semillas o por esquejes de hojas o raíces.

Nepenthes

La son plantas carnívoras originarias de los trópicos. Su área de distribución natural se extiende desde Madagascar a través de Asia tropical hasta el norte de Australia. En la naturaleza crecen en forma de enredadera y pueden alcanzar los 15 metros. Cuenta con unas hojas en forma de jarra que actuarán de trampa atrayendo a los insectos gracias a un dulce néctar que segrega.

El mejor recipiente para las Nepenthes son las macetas de madera colgantes en la que se colocará un sustrato rico en materia orgánica y poroso. Una mezcla de turba, materiales gruesos como corteza de pino y carbón vegetal.

Esta carnívora deberá tener unas condiciones muy cálidas tanto en verano como en invierno con unas temperaturas superiores a 21ºC a 25ºC y que no bajen de los 15ºC por la noche. Debes cuidar las plantas carnívoras Nepenthes colocándolas en un lugar con mucha sombra y una alta humedad cercana al 70%.

Para poder asegurar estas condiciones, deberás cultivarla en terrarios o invernaderos adaptados para ofrecer esas condiciones.

El mejor método de propagación de esta carnívora es por estaca (en febrero) o por semillas sembradas.

Dionaea

La Dionaea, también conocida como Venus atrapamoscas es el único miembro de su género. Es una planta de invernadero nativa del este de América del Norte, con hojas verdes que actuan de trampas en todo el año excepto en invierno. La superficie interior de la trampa puede ser de color rosa o rojo intenso.

Cada trampa puede ser utilizada dos o tres veces para la captura de insectos, antes de que muera de forma natural y se sustituya por otra. En primavera aparecen unas pequeñas flores blancas que prácticamente pasan desapercividas.

Crece bien en un sustrato a partes iguales de turba de Sphagnum y arena fina lavada. Como alternativa a este sustrato, puedes utilizar una mezcla de dos partes de roble por una parte de arena lavada.

Asegurate de que siempre tiene la bandeja con 2 centímetros de agua como hemos explicado en el apartado de reigo. Esta carnívora puede vivir en el exterior todo el año siempre que la temperatura no baje de los 10ºC en zonas de semi-sombra con entre 4 y 5 horas de luz solar. Si la zona no es muy cálida, tolera el sol directo.

La Venus atrapamoscas se puede propagar por semilla pero son plantas que tardan varios años en madurar. También se puede propagar por esquejes a principios de primavera o principios de verano.

.