Se trata de un cactus que se ha puesto últimamente muy de moda debido a la creencia que aleja las ondas electromagnéticas que originan los aparatos eléctricos con los que convivimos diariamente.

 Televisores, micro-ondas, teléfonos móviles, ordenadores, etc., son productores de grandes cantidades de ondas electromagnéticas que pueden ser muy perjudiciales para nuestro organismo.

Una larga exposición a estos aparatos puede originar cefaleas, alteraciones de sueño, pérdida de apetito y de apetencia sexual, e incluso producir algunos tipos de cáncer.

Diversas técnicas orientales también están muy de moda para evitar la presencia de estas ondas en nuestros hogares. La más conocida es el Feng Shui, pero nosotros nos centraremos en los cactus, igualmente efectivos.

La creencia de que los Cereus peruvianus repelen las ondas EM, tiene una base científica muy consolidada.

Desde hace años se vienen realizando experimentos en los desiertos mejicanos con resultados más que satisfactorios.

Se han demostrado que los grandes ejemplares de cactus que habitan en dichos desiertos pueden llegar a repeler las ondas EM que emite nuestro propio planeta (canalizadas por las llamadas Redes de Hartmann) hasta a 15 metros de distancia.

Las Redes de Hartmann, descubiertas por Ernst Hartmann en la primera mitad del siglo XX, son paredes de ondas que surgen del interior de nuestro planeta hacia la ionosfera. Éstas son de origen natural, pero durante el último siglo se han visto incrementadas en su intensidad debido a que transportan el excedente de ondas que generamos los seres humanos con nuestros aparatos eléctricos. Esto es lo que se llama electro-smog (polución eléctrica).

En consecuencia, y gracias a estos experimentos, es fácilmente comprensible que la ubicación de un ejemplar de Cereus peruvianus junto a nuestro ordenador (o cualquier otro aparato eléctrico) pueda repeler estas perjudiciales ondas de nuestro cuerpo.

En nuestro Centro de Jardinería Catalunya Plants de Sant Vicenç dels Horts en Barcelona podrás comprar Cereus peruvianus y en concreto la variedad “Fairy Castle” que posee las mismas características que los grandes ejemplares de Méjico pero que además es estéticamente más bonito.

Los cuidados para este cactus son los habituales en su género:

* Puede vivir tanto en interior (en una habitación con mucha luz) como en exterior (a pleno sol).

* Riego escaso (cada 2-3 semanas en verano, cada 5-6 en invierno).

* Tener precaución con las heladas.

En definitiva, una planta con pocos cuidados que proporciona importantes beneficios a nuestro organismo.