como-evitar-enredos-pelo-perros

Uno de los problemas a los que se enfrentan quiénes tienen perros son los enredos de su pelo, especialmente las razas con pelo largo o semi-largo.

Mantener el hábito de cepillar el pelo de nuestra mascota con regularidad ayuda mucho y minimiza el problema. Para mantener sin nudos su pelo se recomienda peinar como mínimo 2 ó 3 veces a la semana.

No obstante, es durante el baño y el secado cuando más peligro existe de que se enrede el pelo de nuestra mascota.

Vamos a ofrecer unos consejos muy sencillos de llevar a cabo a la vez que muy eficaces para evitar los enredos del pelo de tu perro durante el baño y a la hora de secarlo.

A LA HORA DE BAÑARLO

Se llena una jarrita de aproximadamente ½ litro de agua. A continuación se le añade un poco de champú. Se moja el perro con el agua y se vierte la jarra con el champú de cabeza a rabo, luego los laterales, patas delanteras, patas traseras, y pecho.

Se coge un cepillo (vale cualquiera de cerdas no muy duras) y se le frota con el cepillo en una dirección hacia arriba o hacia abajo, pero siempre en la misma dirección, para evitar que se enrede. Cuando se ha frotado todo el perro bien, se aclara.

Si el agua sale muy sucia se vuelve a repetir la acción. Una vez aclarado el perro se le pone mascarilla o suavizante si no es de perro da igual, aquí sí que podemos utilizar de persona, se le unta todo el pelo y se le deja actuar unos minutos si se puede, y después ya podemos aclarar. Siempre que aclaremos al perro nos aseguraremos que no le dejamos restos de jabón ni de suavizante.

A LA HORA DE SECARLO

Se coge una toalla y se envuelve al perro en ella y se le aprieta con las manos para escurrirlo, si es necesario se cogen más toallas hasta que quede solamente húmedo. Muy importante: nunca debe frotarse con la toalla al animal.

Ahora que ya tenemos el pelo húmedo procederemos a peinarlo. Si tenemos serum (da igual si no es específico para animales) se lo echaremos y con un saca-nudos y un peine metálico lo peinaremos. Si tiene muchos nudos cogeremos el pelo por mechones y lo desenredaremos. Si no los tiene, utilizaremos primero el saca-nudos y lo pasaremos por todo el pelo para luego pasar el peine. Cuando tengamos el pelo desenredado procederemos a secarlo con el secador.

Cuando nos encontremos con un nudo suelto que no se puede quitar con el peine, lo cortaremos con la tijera, evitando así que se anude más.

.

.