A la vuelta de vacaciones es frecuente que las plantas hayan sufrido daños debido a que no han recibido los cuidados ideales mientras nos encontrábamos fuera.

Durante nuestra ausencia, probablemente han estado situadas en un lugar que no es el habitual, privadas de la luz natural y, si no hemos puesto remedio a ello mediante sistemas de riego automáticos, muchas de ellas están secas. Es época de enmendar estos errores y tratar de poner a punto de nuevo nuestras macetas.

A continuación te explicamos qué hacer para recuperar tus plantas a la vuelta de las vacaciones.

 

Riego y poda

Aunque la jardinería ha avanzado considerablemente y la tecnología también se ha puesto al servicio de las plantas ordenando el riego y con la posibilidad de programar el goteo de agua, no es extraño encontramos a la vuelta de las vacaciones con que alguna de nuestras plantas presenta un aspecto deteriorado.

Hojas amarillas y secas, troncos pelados o sin hojas, tierras secas y agrietadas, denotan que hay partes muertas que obligan a operar con unas tijeras de poda, con mucho cuidado y atendiendo sólo a las partes que han sufrido.

Si la planta presenta claros síntomas de sequedad, algo que se percibe con la sencilla maniobra de introducir un dedo en la tierra -no dejándose engañar por los centímetros más externos que son los más resentidos- hay que regarla en abundancia, evitando encharcarla, siendo generosos en el riego, pero más en periodos sucesivos que de una sola vez.

Aunque puede parecer contradictorio, también los sistemas de riego provocan el perjuicio contrario: el exceso de agua. En este caso se procede a añadir turba seca, pero recordemos que no hay que volver a regar hasta que la tierra esté bien seca.

 

Atender a las raíces dañadas

El frío o el calor quitan energía a las plantas y es probable que tras el estío la raíz se encuentre muy resentida y sea necesario transplantar.

transplante-plantas

Pero, muy importante, no debemos transplantar nuestras plantas si están débiles, a la vuelta de las vacaciones. Seguramente morirían. Hay que recuperar la planta, darle tiempo, y a continuación una vez tengamos la planta fuerte y recuperada, realizar el transplante para que siga su desarrollo y crecimiento ideales.

En el momento de transplantar, no hay que olvidar que en esta operación las raíces han de estar húmedas, y así, si no se puede replantar el mismo día, habrá de protegerlas del sol y del viento cubriéndolas con turba o plásticos húmedos.

Una vez que la planta ocupe su espacio, al terminar el trasplante se deben empapar las raíces y a partir de ahí, regarse cuidadosamente para evitar que se sequen y mueran las raíces.

En los sucesivos días se ha de extremar el mimo, pero nunca hay que excederse en el riego pues el agua sobrante puede sofocar las raíces que terminan pudriéndose.

 

Atentos a las enfermedades

Las plantas se agarran a la vida y, por ello, aunque el aspecto y los síntomas nos anuncien que el descuido estival les ha sumido en una depresión, las enfermedades normalmente tienen cura.

Si lo que necesitan es agua, limpieza o tierra nueva, les ofreceremos estos cuidados, pero puede que las alteraciones sean más estructurales y que su deterioro provenga de la acción de agentes productores de enfermedades, como hongos, bacterias o virus.

Los hongos se manifiestan de muchas formas, a través de las cuales podemos detectar su presencia sobre la planta enferma: los mohos, puntuaciones negras o la roya son claros signos de que están actuando.

Signos de la presencia de hongos:

Podredumbre de los pimpollos. Es común encontrarla sobre flores y pedúnculos de rosal y cyclamen afectados. Se trata de órganos ya muertos que permanecen en la planta secos, momificados, durante largo tiempo.

Puntuaciones negras. Lo normal es encontrarlas sobre el cuello de algunas plantas, como los claveles y las clavelinas. Se trata de un moho blanco o blanco-rosado que denuncia la posible presencia de hongos que originan los marchitamientos.

Oídio: Se trata de un fieltro blanquecino que se observa sobre la cara superior de las hojas de las plantas afectadas (rosal, evónimo, begonia, caléndula, dalia y zinnia) y que se desprende fácilmente al rasparlo con los dedos, dejando bajo sí una mancha amarillenta clorótica. Impide la fotosíntesis y la absorción de nutrientes.

oidio-plantas

Detalle de planta afectada por Oidio.

Roya: Se caracteriza por la presencia de pequeñas erupciones en el envés de las hojas de diversos colores (amarillo, anaranjado, pardo rojizo, etc.). Afectan al rosal, crisantemo, clavel y gladiolo, entre otras especies.

roya-plantas

Planta afectada por Roya.

Fumagina: También conocida como “negrilla”, aparece en las hojas como una costra oscura semejante al hollín, que está constituida por estructuras de hongos que se nutren de secreciones azucaradas producidas por cochinillas y pulgones.

fugamina-plantas

Planta afectada por Fugamina o Negrilla.

Las plantas se ven perjudicadas, pues dicha costra impide la fotosíntesis y la transpiración normal, originando síntomas de clorosis y necrosis debajo de la costra. Esta enfermedad puede aparecer en cualquier planta atacada por dichos insectos, siendo frecuente observarla sobre cítricos, jazmín del cabo, laurel, hiedra

Las bacterias se evidencian a través de exudados denominados zoogleas.

Los virus sólo son visibles con la utilización de un microscopio electrónico, debido a esto se considera que no presentan síntomas. Sea cual sea la causa, la única manera de hacer frente a la enfermedad es acudir a productos químicos que se enfrentan al agente patógeno.