Mucha gente ha oído hablar de los Edelweiss (Leontopodium alpinum en botánica), pero muy poca (poquísima) ha llegado a ver sus famosas flores blancas como la nieve.

Muchas de sus leyendas se deben a esta dificultad por encontrar estas flores de montaña en su hábitat natural.

Los Edelweiss, también llamados Flor de Nieve, crecen en prados alpinos, incluso a más de 3000 metros de altura, y es por ello que es el emblema de las alturas montañosas además de ser el símbolo nacional del país alpino por excelencia: Suiza.

Además de crecer en alturas solo aptas para montañeros expertos, las plantas se esconden en recovecos entre rocas y en zonas de muy difícil acceso.

Su floración se produce en verano y la planta raramente supera los 10 cm. de altura.

Evidentemente, estamos ante una planta de apariencia frágil, pero extremadamente resistente a los fríos invernales y radiaciones UV extremas como las que se producen en verano en la alta montaña.

Actualmente está en peligro de extinción y su recolección está duramente penada en los Pirineos y en los Alpes, zonas de donde es originaria la planta.

De todas maneras, en los Centros de Jardinería podrás comprar plantas de Edelweiss cultivadas en maceta durante todo el verano.

Esperamos tu visita.