Una de las plantas de interior que en los últimos tiempos está adquiriendo una mayor popularidad es el anturio (Anthurium), de la familia de las aráceas y originaria de Centroamérica y del Sur.

Algunas variedades de anturio pueden sobrepasar el metro de altura. Tiene unas flores muy vistosas normalmente rojas, pero pueden ser de colores que van desde el rosa al blanco. La flor está formada por una hoja llamada espata, y de una especie de espiga que es la propia flor.

Estas plantas tienen un origen tropical, por lo que no soportan bien el frío y deben encontrarse en un ambiente donde las temperaturas idóneas están en torno a los 16 ºC. Todo el que sea encontrarse por debajo de los 10 ºC, o estar expuestas a corrientes de aire y niveles bajos de humedad, puede dañarlas.

En cuanto a su exposición a la luz, el anturio necesita encontrarse en lugares iluminados, pero en los cuales los rayos de sol no incidan directamente. El substrato sobre el cual se asienta la planta es conveniente que sea húmedo y muy poroso, como el de turba, además de necesitar un buen drenaje.

Esta planta tropical necesita regarse abundantemente durante la época estival, y en los días que más apriete el calor incluso sería recomendable pulverizar las hojas con un poco de agua. Durante el invierno la frecuencia de riego tiene que ser menor. Es conveniente utilizar agua templada, porque el agua fría podría perjudicar el ejemplar.

Si queremos transplantar el anturio, la mejor época será durante la primavera, momento del año que también es el más adecuado para su multiplicación, ya sea realizada por división o por siembra. En el caso que nos hayamos decidido por la siembra tenemos que tener paciencia, ya que la floración tardará en aparecer tres años aproximadamente.

Finalmente, es importante conocer otros detalles, como cuáles son los enemigos y las posibles enfermedades que pueden atacar a esta planta:

– Las raíces carnosas son muy sensibles a la posibilidad de marchitarse, cosa que se evitará con un buen drenaje.

– Pueden aparecer manchas en las hojas a causa del ataque de hongos. Este problema se soluciona con un fungicida y procurando al anturio un ambiente adecuado.

– Los pulgones, ácaros y cochinillas también pueden atacarle. Acabaremos con ellos limpiando suavemente la planta con un algodón mojado en alcohol.

Ahora puedes comprar tus plantas y todos los accesorios para su cuidado en nuestra tienda online: www.gardenencasa.es

.