El ginkgo es el único árbol del mundo sin parientes vivos. En botánica forma su propia división (Ginkgofitos) algo que no sucede en ningún otro vegetal.

Se caracteriza por su extrema longevidad: La mayoría de ejemplares pueden vivir fácilmente más de 1000 años. En China, el lugar de donde es originario, se han localizado ejemplares de hasta 2500 años.

Al ginkgo también se le conoce por “árbol de los 40 escudos”. Este nombre se debe a la cantidad que pagó un aficionado a la botánica francés por cada uno de los cinco ejemplares que compró a un horticultor inglés.

Este fósil viviente se viene usando como árbol ornamental desde hace miles de años, y las acciones terapéuticas de sus hojas son, además, por todos los aficionados a la herboristería, conocidas.

Sus hojas contienen flavonoides, substancias que mejoran la circulación sanguinea.

El ginkgo puede alcanzar los 35 metros de altura. Se puede plantar como ejemplar aislado en jardines o como árbol de alineación para decorar avenidas y paseos.

Su hoja caduca adquiere tonalidades amarillas muy estéticas antes de caer.

El ginkgo se adapta perfectamente a nuestro clima y es muy resistente a plagas y enfermedades, no sin más, se trata del único ser vivo que resistió la bomba atómica de Hiroshima, y es por ello que en Japón se le conoce, también, por “árbol portador de esperanza”.

En nuestro Centro de Jardinería podrás comprar ejemplares de Ginkgo biloba en diferentes formatos: desde árboles que caben perfectamente en los propios vehículos hasta grandes ejemplares. Os esperamos.