La Aptenia Cordifolia es una planta rastrera que puede cubrir bellas superficies y que posee pequeñas hojas persistentes y muy pequeñas flores de diverso colorido, por lo que se utiliza como planta tapizante.

Los tallos pueden alcanzar unos 60 centímetros de largo. Las hojas de color verde brillante, carnosas, tienen generalmente forma de corazón y hasta 3 centímetros de largo. Tiene brillantes flores de color rosa a púrpura que aparecen en las axilas de la hoja y están abiertas durante el día. El fruto es una cápsula de poco más de un centímetro de largo.

La Aptenia es ideal para cubrir muros, rocallas y zonas peladas de césped. Debido a su extenso desarrollo, es útil para evitar el crecimiento de malas hierbas en el terreno donde se planta aptenia. También puede subsistir sin problemas en maceta.

Es extremadamente resistente a la sequía y crece profusamente. Se cubre de flores rosas la mayoría del año en climas moderados.

La Aptenia Cordifolia es muy fácil de cultivar. Necesita mucha luz para vivir, mejor a pleno sol. Con respecto a los riesgos, es muy resistente a la sequía, pero con la tierra húmeda crece rápidamente. Conviene que la tierra de cultivo tenga buen drenaje. No soporta las heladas. Se reproduce fácilmente a partir esquejes de los tallos desarrollados, raíces, semillas de su fruto capsular, incluso de sus propias hojas enterradas.