Algunas plantas verdes tienen algo más que las distingue de otras plantas de interior: atraen la atención de los niños, a los que divierte su aspecto original, espectacular o simplemente extraño.

Excepto las plantas carnívoras, que exigen cuidados más precisos y regulares, la mayoría de estas plantas son de fácil cultivo y soportan incluso algunos olvidos pasajeros.

Podemos instalarlas en una de las estancias más claras de la casa, tras la ventana, y dejemos que sean los propios niños los que se ocupen de ellas, vigilando de tanto en tanto para evitar una catástrofe.

Plantas que puedan llamar la atención de nuestros pequeños hay infinidad, pero nosotros hemos hecho una selección y la presentamos a continuación:

 

Kalanchoe daigremontiana

Esta planta no resulta especialmente elegante, pero sus largas hojas carnosas de color verde vivo están bordeadas por un increíble número de plántulas.

Estas, cuando se separan y caen en la tierra de la maceta, vuelven a dar otras tantas plantas idénticas al pide madre.

Un lugar tras una ventana bien soleada es su ubicación ideal.

 

Chlorophytum comosum (cinta)

Esta planta recuerda un poco a una inmensa araña, con sus hojas afiladas verde claro y blanco crema, y sus largos tallos terminados en flores blancas de las que nacen pequeñas rosetas.

Esta robusta planta de interior produce un bello efecto colocada sobre un mueble alto o suspendida.

Recomendamos ponerla en una estancia poco o moderadamente cálida, pero siempre con mucha luz y protegida del sol directo.

 

Dionaea muscipula

Más conocida como “atrapamoscas”, la Dionaea muscipula es la planta carnívora más popular.

Si bien requiere más cuidados que las anteriores tampoco es una planta excesivamente complicada de cultivar.

Posee unas curiosas hojas “para atrapar moscas” en forma de mandíbula retráctil que se cierra al contacto de cualquier insecto o incluso si acercamos la punta de un lápiz. El efecto es muy llamativo para los más pequeños.

Requiere un sitio de semisombra aunque también aguanta el sol directo unas 4 ó 5 horas (dependiendo del clima). Necesita bastante humedad ambiental (40% a 70%) ya que en su hábitat natural crece en pantanos. No se debe pulverizar sus hojas.

 

Cactus y crasas

Los cactus y crasas son sin lugar a dudas de las plantas que menos cuidados requieren, así que son ideales para que los más pequeños disfruten de ellas. Pero no solo por eso, sino especialmente por la impresionante variedad de cactus y plantas crasas que podemos encontrar. Algunos con formas muy originales y que se pueden adaptar fácilmente a cualquier rincón de nuestro hogar.

Cuando pensamos en cactus lo primero que suele venirnos a la cabeza son sus pinchos y, claro, los pinchos y las manitas de los pequeños no son muy compatibles que digamos. Pensando en los más pequeños escojamos cactus sin pinchos. ¡Hay cientos de ellos! En nuestro garden center disponemos de una amplia y surtida sección dedicada a los cactus y a las plantas crasas, donde se pueden comprar ejemplares mini variados u otros más grandes.

Los cactus y crasas necesitan muy poca agua en verano y en invierno prácticamente ninguna. Es mejor pasarnos de poco riego que regar en exceso y evitar mojar el tallo de la planta. El sustrato bien drenado para evitar que se encharque y pudra las raíces.

 

Huerto en casa

Ya por último proponemos una actividad que, de hecho, cada vez es más común llevarla a cabo en las escuelas: el cultivo del huerto.

Ya sea que dispongamos de un amplio jardín o una pequeña terraza, cultivar un huerto en casa es posible pues existen soluciones adecuadas para prácticamente todos los casos. Incluso en pequeños balcones se pueden cultivar hortalizas al utilizar huertos verticales.

El cultivo de hortalizas y otros frutos tiene muchos beneficios para nuestros pequeños, además de que puede llegar a ser para ellos una actividad entretenida y, sobretodo, muy divertida.

Cultivar tomates, pimientos, berenjenas, calabacines, fresas… la posibilidad es enorme. En nuestro garden center disponemos de una sección dedicada al huerto y se puede encontrar todo lo necesario para empezar a cultivar junto a los más pequeños, el huerto en casa.

 

El cultivo de plantas en nuestro hogar aporta muchos beneficios: aportan belleza a nuestro hogar, mejoran el ambiente aportando oxígeno y absorviendo humos nocivos, mejoran la autoestima pues el reflejo de nuestros cuidados están a la vista, influyen en nuestro estado de ánimo mejorando nuestra calidad de vida… 

Los más pequeños también se podrán beneficiar si les inculcamos ahora el gusto por el cultivo de las plantas y el huerto.