Días largos, sol y buen tiempo: únicamente durante el mes de mayo, uno puede observar el fenómeno de explosión vital y floral, que ofrece un jardín cuidado.

Los mejores ejemplos los tenemos en las rosas, las peonías, con sus enormes corolas y colores, las begonias, dalias, jazmín, narcisos, hortensias, gardenias y un larga lista de plantas que llenarán de belleza y de color nuestros jardines.

 

Un jardín nuevo

El jardín que podemos disfrutar durante el mes de mayo es nuevo. En él, todo acaba de nacer, todo reluce.

Mayo es el momento de las especies de temporada o anuales, como los claveles chinos o los tagetes de las Indias y salvias.

Y mayo es, sobre todo, la segunda oleada de los bulbos. En mayo, toman el relevo el lirio (Iris germanicum), las begonias (Begonia tuberhybrida), azucenas (Lilium candidum) y calas (Zanthedeschia aethiopica).

 

Tiempo de podar los setos

Es un hecho que no hay nada peor para tus setos que podarlos muy de tarde en tarde. Cuando te decides a hacerlo tras demasiado tiempo, han crecido demasiado y, tras la poda, dejarán al descubierto zonas interiores peladas o desnudas.

Además, el trabajo de poda a un seto demasiado crecido es ímprobo y complicado. El consejo es cortar un seto alto dejando más ancha la zona inferior que la superior, para que soporte bien los vientos y otros accidentes.

Tras la poda, es conveniente incorporar a la pared vegetal un producto hormonal reforzante de las defensas naturales y no dejarle a merced de plagas y enfermedades.

 

Los cuidados del césped

Como es lógico, con el aumento de las temperaturas y de horas solares el césped crece a un ritmo mucho mayor del habitual. Sin embargo, todavía seremos cautelosos en lo que respecta a la altura de corte.

Mayo continúa siendo un mes de inestabilidad climática, por lo que si lo que queremos es fortalecer el césped lo ideal es que todavía mantengamos un largo de entre 3,5 y 5 centímetros manteniendo esta última altura, sobre todo, en las zonas de sombra.

Si tenemos dudas sobre el momento ideal para cortar el césped, nada como plantearnos una regla sencilla: nunca lo segaremos más de un tercio de la longitud de la hoja de césped.

 

Amenazas para tu jardín en mayo

Si en el mes de abril hablábamos de la helada tardía y de los estragos que causa en las plantaciones tempranas, durante el mes de mayo llegan los golpes de calor, que aparecen cuando, tras días benignos, húmedos y frescos, sobrevienen otros tórridos y secos.

Las plantas se agostan sin remedio. El mejor consejo es escuchar el parte metereologico por si se anuncia una subida brusca de temperaturas.

De ser así, vigila tus plantaciones, sobre todo las recientes, por si tienes que aumentar riegos y pulverizaciones de agua.

Otros peligros son las numerosas plagas y enfermedades se ciernen sobre el jardín ahora que llega el calor, con los pulgones y cochinillas entre las primeras, y los hongos míldiu y el oídio entre las segundas.