En primavera se plantan las bulbosas que florecen en verano: azucenas, dalias, amarilis, nardos, calas, gladiolos… Se trata de especies de abundante floración en colores muy vivos, capaces de poner notas de gran belleza en el jardín y, muchas, también en los jarrones.

Las bulbosas de verano se caracterizan por floraciones de gran espectacularidad: sus flores exhiben una extensa gama de vivos colores, así como de formas exóticas. En ocasiones también sus follajes destacan por su originalidad.

En este post vamos a ver cuáles son las condiciones ideales de cultivo de los bulbos de verano y cómo plantarlos adecuadamente. 

Y recuerda que puedes comprar online bulbos de verano desde nuestra tienda online, y te los enviamos a tu casa.

 

CONDICIONES DE CULTIVO

Al igual que las bulbosas de primavera, las de verano necesitan un excelente drenaje. Son perfectas para laderas y pendientes, rocallas, borduras, pero también para macetones y parterres elevados.

En muchas especies, la floración no dura mucho, de modo que conviene realizar plantaciones escalonadas, y combinarlas en macizos junto con arbustos, vivaces y anuales de floración también estival.

Para disfrutar de estas plantas durante varias temporadas, una vez que han dejado de florecer y se han secado las hojas y tallos, conviene extraer el bulbo del terreno.

Es necesario tomar en cuenta las indicaciones al respecto que aparecen en el envase, al igual que las recomendaciones de profundidad (por lo general dos veces el tamaño del bulbo) y la distancia o marco de plantación. Un bulbo plantado a mayor profundidad de la necesaria o en un terreno duro o arcilloso tardará más en emitir las hojas.

En general, las bulbosas de verano no son muy exigentes con el terreno, siempre que tenga un buen drenaje. El riego debe ser moderado. Cada tres semanas hay que aportarles un fertilizante rico en potasio y bajo en nitrógeno.

Las variedades más altas de las dalias, las cañas de las Indias y las azucenas, que alcanzan una altura considerable, necesitan tutores, que evitarán que se quiebren cuando soplen rachas fuertes de viento.

CÓMO PLANTAR LOS BULBOS DE VERANO

• Buscar el lugar adecuado. Aunque la mayoría de las bulbosas de verano necesitan sol, algunas prefieren un emplazamiento en semisombra.

• El suelo debe ser fértil, rico en humus y con buen drenaje.

• Preparar el suelo removiendo la tierra y agregando compost o turba, de forma que quede suelta y esponjosa. Si es necesario, colocar en el fondo un poco de arena de río o gravilla para mejorar el drenaje.

• Contemplar la distancia correcta entre bulbos, según el tamaño que alcanzará la planta. Por ejemplo, los de las cañas de las Indias y amarilis se deben poner a 20- 30 centímetros de distancia y los de las dalias a 50 centímetros; en cambio, los de muguet, a unos 5 centímetros.

• Plantar el bulbo. Cavar un pequeño agujero y poner el bulbo con el punto de crecimiento hacia arriba, justo debajo de la superficie, a unos 3-5 centímetros de profundidad. Los bulbos de gran tamaño, como los de las cañas de las Indias, se deben enterrar a mayor profundidad: unos 20 centímetros.

• Cubrir con la tierra extraída y añadir abono en la superficie. Regar a continuación copiosamente, pero sin encharcar.

 

Ahora es el momento de plantas los bulbos de primavera y ¡verás los resultados este verano en tu jardín y terraza!

Y recuerda, puedes comprar online los bulbos de  verano ahora y te los llevamos a casa.

 

#YoMeQuedoEnCasa

#VerdeEsVida