La bromelia es un género perteneciente a la familia Bromeliaceae, y en ocasiones también
se les llama bromelias a plantas de otros géneros en la misma familia, tan extensa que
abarca más de 3.590 especies conocidas entre las que encontramos, por ejemplo, las
tillandsias o plantas del aire, las coloridas aechmeas, las guzmanias e incluso las piñas
(Ananas comosus).

Origen

Estas plantas son originarias del sur de Estados Unidos, Sudamérica y las Indias
Occidentales, donde crecen en árboles, tocones y ramas en descomposición (epífitas) o
sobre piedras (litófitas) dependiendo de la especie. Sus coloridas brácteas duran varios
meses, lo que las convierte en plantas de interior ideales.

Elige la tuya

Dependiendo del espacio que dispongas para ellas, acabarás adquiriendo unas u otras. Por
ejemplo, la tillandsia adora los ambientes húmedos, por lo que es una planta idónea para
decorar el cuarto de baño, y las aechmeas podrás situarlas en un alféizar con semisombra
cuando comience el calor.

Cuidados básicos

Sitúa estas plantas en lugares muy luminosos, pero fuera del alcance del sol directo,
especialmente durante el verano, cuando sus hojas pueden llegar a quemarse.

Al respecto de las temperaturas, se sienten a gusto durante los meses más cálidos
entre 15 y 20°C, y en invierno puedes conservarlas en el interior con una
temperatura media de 10°C.

Aquellas bromelias con forma de roseta deben de regarse llenando la roseta de
agua, aunque esta agua hay que renovarla aproximadamente cada mes. Aquellas
que no la tienen, como la Aechmea o la Tillandsia, deben de mantenerse
constantemente húmedas, aunque nunca mojadas, por lo que contar con un buen
drenaje es esencial.